Como viajar con perro en coche

10 diciembre 2015

Tener perro y viajar son dos cosas compatibles. Compartir tu vida con un perro no te obliga a dejar de viajar y nuestros amigos peludos también quieren acompañarnos en unos días de descanso. Hoy hablaremos de cuál es la forma más segura de llevar en el coche a nuestro perro y de algunas de las precauciones que debemos tomar para hacer más agradable el trayecto para todos.

1.Seguridad no es lo mismo que legalidad

No existe una legislación concreta que especifique cómo debe viajar el perro. La Ley de Tráfico indica que “el conductor está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.” Basándonos en eso, lo único que nos dejan claro es que te las apañes como puedas con la condición de que el perro no interfiera en la conducción y que no suponga un peligro para nadie.
Pero aquí van unos consejos para que os resulte más cómodo.

  • Se ha demostrado que la mejor forma de llevar perros grandes es en un transportín colocado en el maletero en posición transversal al sentido de la marcha combinado con una rejilla divisoria que lo separe de los asientos traseros.

  • Los perros pequeños suelen ir más seguros en un transportín bajo el asiento trasero.

  • Otra opción menos segura que las anteriores, pero válida es un arnés con doble anclaje para que el perro vaya sujeto a los dos cinturones de los asientos traseros.

  • En ningún caso es seguro que el animal vaya suelto o con sujeción al collar, puesto que en caso de accidente sufriría graves lesiones y las provocaría al conductor al salir despedido.

2. La comida mejor al llegar al destino

Darle de comer poco antes de salir es tentar a la suerte. Si no quieres tener que parar en los 20 primeros kilómetros, te recomendamos que dejes el festín para la llegada al destino.

3. Paradas técnicas para sus necesidades

Nosotros también necesitamos ir al baño, estirar las piernas… así que plantea varias paradas durante tu viaje para que tu perro pueda liberar tensiones.

4. Los mareos son frecuentes

Muchos perros se marean cuando viajan en coche y vomitan. Que no haya comido en las horas previas al viaje te ayudará a mantener limpia la tapicería. Respecto al mareo… también hay personas que lo sufren. Llevar agua y hacer las paradas que te hemos recomendado son una solución.

5. Golpe de calor

Si viajas en verano o vas a un destino caluroso no te olvides de que un mal que arrasa con la vida de los perros es el golpe de calor. Basta con 20 minutos de sofoco para que el animal muera. Así que no dejes nunca al perro dentro del coche ni con la famosa ventanilla medio bajada. Además de que tu perro estará sano y salvo, seguro que nadie te abrirá el coche.

6. Cabezas dentro del coche

Sí… aquella imagen que nos suele hacer tanta gracia del perro sacando la cabeza por la ventanilla con sus orejas al viento es tan simpática como peligrosa. Además de que el perro puede saltar, el viaje puede terminar en clave de drama. Así que ya sabéis, cabezas dentro del coche, por favor.