Cuatro castillos de ensueño en España

12 septiembre 2015

Muchos son los castillos y fortalezas que podemos encontrar a lo largo y ancho de la Península Ibérica. Algunos de ellos parecen sacados de una película de cuento de hadas y otros dan escalofríos con sólo verlos… Como sabemos que te encantan las aventuras, hemos seleccionado para ti cuatro castillos de ensueño. ¿Estás preparado?.

Castillo de Loarre en Huesca

El Castillo de Loarre es un castillo de origen románico del siglo XI que te dejará impresionado, se encuentra situado en Huesca. Se trata de un recinto amurallado, dotado de dos torres -llamadas «del homenaje» y «de la reina»- y la iglesia de Santa María, conocida como «oratorio de la reina».
Actualmente se conserva en perfectas condiciones, dado es así que allí se grabó parte de la película “El reino de los cielos” de Ridley Scott con Liam Neeson y Jeremy Irons.

Castillo de Butrón en Vizcaya

El Castillo de Butrón es una auténtica maravilla de origen medieval del siglo XIII, aunque su aspecto actual responde a una remodelación muy profunda efectuada en el siglo XIX. Está situado en un entorno privilegiado de gran riqueza natural donde durante años se usó como hotel, el cual alberga espectáculos medievales. Dentro de la fortaleza podemos encontrar varios salones, la antigua capilla, un gran salón, el patio de armas, una biblioteca y una mazmorra.

Castillo de Almodóvar del Río en Córdoba

En lo más alto del pueblo de Almodóvar del Río se sitúa esta impresionante fortaleza. Se dice que su origen es musulmán aunque se han encontrado restos romanos en el lugar. Sus torres más importantes son la Cuadrada, la Redonda y del Homenaje. Actualmente el Castillo de Almodóvar del Río es uno de los castillos mejor conservados de España, el cual recomendamos que disfruten de la visita guiada y de sus visitas nocturnas.

Castillo de Olite en Navarra

Su nombre completo es Palacio Real de los Reyes de Navarra de Olite, pero es conocido como el Castillo de Olite. Se construyó entre los siglos XIII y XIV aunque fue víctima de un incendio durante la Guerra de Independencia que agravó el proceso de deterioro. En 1937 se empezó a restaurar, gracias a ello hoy en día podemos disfrutar de pasar la noche entre sus muros, debido a que es en la actualidad un Parador de Turismo.