Dos visitas obligadas en brujas

12 marzo 2016

El casco histórico de Brujas se ganó en el año 2000 el título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y no es para menos. Quien la ha visitado dice de ella que es la ciudad más bonita de Europa, y destaca la cuidadosa forma de mantener su atractivo histórico medieval. Sí, conserva puentes y estructuras arquitectónicas que datan del medievo dentro de un marco de canales con decoraciones neogóticas que le dan el título de la Venecia del Norte.

Se trata de una población pequeña, y hay viajeros que recomiendan visitarla por unas horas únicamente, pero nosotros queremos animarte a que al menos te dejes caer por allí un par de días para descubrir toda su magia. Llegar es cómodo. Puedes hacerlo en tren desde Bruselas, que cuesta unos 20 euros aproximadamente y tardas una hora a lo sumo. También puedes alquilar un coche, si lo tuyo es la carretera. Eso sí, debes tener en cuenta que en Brujas hay muchas restricciones a favor de los peatones y tendrás que aparcar el coche antes de llegar al centro. Una excusa para recorrer a pie sus empedradas calles que te transportarán a otro siglo.

1. La Iglesia de Nuestra Señora

Seas o no seas muy religioso quizá cambies de opinión ante la espectacular belleza de esta construcción del siglo XIII. Se trata de una iglesia sobria, elegante y austera a la vez, tal como el estilo medieval dictaba. Su famosa torre de ladrillos mide 122 metros y es la más alta de toda la ciudad así como la segunda más alta de todo el mundo.

En la zona del altar se esconde un tesoro muy preciado, la Madonna de Brujas, escultura realizada en mármol por Miguel Ángel en el año 1504. Ha sufrido varios traslados, el último durante la II Guerra Mundial, pero gracias al Programa de Monumentos, Arte y Archivo, la Iglesia de Nuestra Señora la alberga de nuevo.

El horario de visitas es de lunes a sábado de 9:30h a 17:00h y los domingos de 13:30h a 17:00h. El precio de la entrada es de 2 euros, y es tan bajo porque actualmente y hasta mediados de 2016 se encuentra en fase de restauración, por lo que si te interesa especialmente ver los coros y el mausoleo, te recomendamos que esperes unos meses.

2. Grote Markt

Comúnmente conocida como la plaza del mercado, el Grote Markt constituye el centro de movimiento e interés de la ciudad. En ella está situado un impresionante campanario al que se puede subir para disfrutar de unas vistas de ensueño. Es el campanario de los Hallen, que se levantó en el siglo XIII pero fue remodelado en el XV.

No fue hasta 1995 cuando se restauró la plaza por completo haciéndola más adecuada a la vida actual de Brujas. Como te hemos comentado, es una ciudad en la que los viandantes tienen prioridad y se acomodan las instalaciones públicas para que la vida en sus calles resulte más cómoda y práctica. Se eliminaron todos los aparcamientos y se peatonalizó todo el casco urbano, empezando por la plaza.

También estás muy cerca del Palacio de la Provincia, un edificio de estilo neogótico que data del siglo XIX; del monumento de Devigne en el mismo centro de la plaza; y al norte, de la zona de cafés y restaurantes en la que podrás degustar un buen chocolate calentito.

Si quieres visitar el campanario de los Hallen, debes tener en cuenta los siguientes horarios: de lunes a domingo de 9:30h a 17:00h.