Planes para un invierno cálido

20 diciembre 2015

El invierno se acerca y no tenemos que dejar que nos contagie la energía de los días fríos y grises. Esta época del año es perfecta para hacer planes que en verano no resultarían tan placenteros. Habrá a quien le seduzca la idea de pasar unos días en remojo en el Caribe, pero creemos que el invierno nos ofrece actividades que pueden quitarnos el mono de calor.

Seguro que si enfocamos los fines de semana gélidos de una forma positiva, podremos disfrutar de cada segundo al lado de la persona a la que queremos. Como habréis podido intuir, este artículo va dirigido a los enamorados, pero ojo, que si no tienes pareja, los planes que te proponemos los puedes hacer con algún amigo o tú solo. Hoy te traemos una escapadita (que puede ser de una única noche si no dispones de demasiado tiempo o tienes el presupuesto justo) rural en un lugar en el que a 2 grados bajo cero sentirás una gran calidez humana.

Plan 1: Una de Campillo de Ranas

Todos los que vivimos en una ciudad echamos de menos un aliento de campo. Ese aire más o menos puro, la brisa fresquita que corre en esta época, sentir el crujir de la nieve al caminar sobre ella, dar un grito y escuchar el eco de tu propia voz resonando en las rocas. Son pequeños placeres que solo nos ofrecen las zonas alejadas de la urbe.

Te proponemos un plan que te será complicado rechazar. ¿Te suena la ruta de los pueblos negros? Campillo de Ranas, en Guadalajara, Castilla la Mancha es uno de ellos.

Imagina 92 km cuadrados de paisaje rocoso mezclado con un verde oscuro que fascina a cualquiera. Un aire puro como el cielo y un silencio sepulcral. Eso es Campillo de Ranas.

En 2014 se contaron 180 habitantes. La verdad es que basta pasar unas horas en el pueblo para darse uno cuenta de que la vida allí no tiene nada que ver con la urbanita. Pero si hablas con cualquiera de sus habitantes todos coinciden en decirte lo mismo, no cambiarían la tranquilidad de este lugar por nada en el mundo. La mayoría de las personas que actualmente viven allí son de mediana edad y han salido huyendo de grandes ciudades, en concreto de Madrid, buscando paz. Y no podemos negar que la hayan encontrado, porque reina la calma en Campillo de Ranas. Conocemos un lugar donde, además de tratarte como familia, comerás exquisitamente y podrás disfrutar de un remanso de paz dentro de tu ajetreada vida. La Casa del Sol es una casita rural regentada por una gente maravillosa y que puedes alquilar entera o por habitaciones. Tiene una sala común en la que los dueños no tienen problema en pasar un buen rato contigo para asesorarte en cuestión de excursiones y rutas. Puedes avisarles y tener desayuno, comida o cena o las tres cosas. Y créenos, se come muy bien. No está nada mal de precio. Dormir en una habitación doble puede costarte entre 60 y 80 euros la noche, y si prefieres una suite, el precio sube hasta unos 90 euros, todo ello con desayuno e IVA incluido.

Si coges un coche podrás disfrutar de la ruta de los pueblos negros que te comentábamos, en la que verás lugares casi desiertos con toda la magia que eso encierra.

Pasar una noche romántica viendo nevar por la ventana de la habitación al lado del radiador puede ser una experiencia excepcional para estos meses de invierno. Así que prepara el fin de semana y dale una oportunidad a Campillo de Ranas.