Siete lugares frikis para viajar en Europa

11 noviembre 2015

Hay destinos que no dejan nunca de sorprendernos. En Europa podemos encontrar maravillosas ciudades con imponentes construcciones que nos enamoran por su belleza natural, sus costumbres y estilos de vida. Sin embargo, hay otros lugares para visitar cuyo mayor atractivo reside en su rareza u originalidad. Nosotros somos muy curiosos, y como sabemos que tu también, aquí van siete lugares que no te dejarán indiferente.

1. El Lago Ness

Seguro que muchos de vosotros ya conocéis a uno de los monstruos más famosos del mundo contemporáneo. Cuenta la leyenda que en las tierras altas de Escocia, se halla un lago que alcanza los 226 m de profundidad, el Lago Ness donde habita el legendario Nessie. Aunque su existencia no ha sido confirmada se supone que el monstruo ha sido avistado y fotografiado en diferentes oportunidades. Esté allí o no, son numerosos los barcos que van en su búsqueda y vale la pena disfrutar del encanto de los alrededores a la espera de un buen susto prehistórico.

2. Osario de Sedlec

En Checoslovaquia se encuentra uno de los lugares más macabros y extraños del mundo. Se trata del Osario de Sedlec, una pequeña capilla católica situada bajo la Iglesia del Cementerio de Todos los Santos. Una fúnebre construcción que contiene entre 40.000 y 70.000 esqueletos humanos, colocados artísticamente para formar la decoración y el mobiliario de la capilla. Es un lugar terrorífico y a su vez muy friki ¿no crees?.

3. Ice Hotel

Nuestro siguiente destino os dejará helados y nunca mejor dicho. El Ice Hotel ubicado en la estación eco turística de Suecia, a 200 km al norte del círculo polar ártico. Tenéis la oportunidad de dormir en alguna de sus 34 habitaciones si podéis aguantar los -5º C. de temperatura!. También las paredes y el mobiliario son absolutamente de hielo, incluidas las camas. Pero tranquilos que si no queréis pasarlo tan mal en los alrededores del Ice Hotel se puede practicar deporte y actividades de invierno. Y cómo no… acabar el día tomando algo en el Absolut Ice Bar, donde las bebidas se sirven en vasos de hielo.

4. Aldea de Santa Claus

La legendaria tierra de Laponia es el hogar del abuelo más esperado por los niños cada año. Por ello, si no se quiere tener paciencia hasta el 24 de diciembre y hacerle una visita anticipada, podéis pasar por la Aldea de Santa Claus, donde todo el año es navidad. A 8 km de la ciudad de Rovaniemi, se encuentra el taller de Papá Noel, su oficina, el correo a donde llegan las cartas de todos los rincones del mundo, el estacionamiento de renos y un parque temático construido en una cueva, con más de doscientos metros de túneles donde se pueden hacer todo tipo de actividades en compañía de alegres elfos. Todo la magia del Círculo Polar Ártico desborda para llenar a niños y adultos del espíritu navideño.

5. Legoland

Como los más pequeños quedaron excluidos del destino anterior, una de las más atractivas alternativas para jóvenes y niños es la cadena de parques temáticos de Legoland. Actualmente, existen seis parques Legoland, tres de ellos en Europa dos en Estados Unidos y uno en Asia Cada parque está dividido en áreas temáticas, aunque existen varias que son comunes a todos ellos. Los parques están dirigidos a familias con niños pequeños, a pesar de lo cual, algunos de ellos tienen montañas rusas. Se caracterizan porque presentan reproducciones de edificios característicos o animales de LEGO y Duplo. Entre las reproducciones más importantes destacan el Memorial nacional Monte Rushmore, la Estatua de la Libertad, el Puerto de Copenhague o el Partenón de Atenas.

6. Sex Machines Museum

En la República Checa encontraremos este original museo. Se trata de una exposición de aparatos eróticos y mecánicos, cuyo objetivo es traer el placer permitir las posiciones extraordinarias e inusuales durante el sexo. En un área de tres pisos hay más de 200 objetos y aparatos mecánicos en la vista , una galería de arte con temas eróticos , un cine con películas eróticas viejas , la ropa erótica y muchas otras cosas que pertenecen a la sexualidad humana . Por supuesto, sólo se admite el ingreso de mayores de 18 años de edad. Este es un excelente recorrido para realizar en pareja… y ¡perderse en los pasillos!.